CC0Maldita está la vida y muerto el corazón de sus flores, y los que meten su jícara hasta el fondo, los que estiran todo hasta romperlo, dañan y chupan las flores de los otros. Falsos son sus Reyes, tiranos en sus tronos, avarientos de sus flores. De gente nueva es su lengua, nuevas sus sillas, sus jícaras, sus sombreros, ¡golpeadores de día, afrentadores de noche, magulladores del mundo!

Libro de Chilam Balam de Chumayel.

 

 

A nuestras hermanas y hermanos zapatistas.

En especial, a las Bases de Apoyo de la Zona Selva Tzeltal.

A nuestras compañeras y compañeros de La Sexta.

A nuestr@s condiscípul@s en la Escuelita Zapatista.

 

Vientos de guerra soplan desde arriba. La bestia, esa de gris rostro desfigurado por la ambición, clama con sus turbios tambores al crimen, a la rapiña. A carroña hiede su voz cuando ordena destruir, saquear, arrasar. El crujir de sus máquinas de muerte advierte el grotesco avance de su ejército de infames, mercaderes de su propia dignidad. Malditos son sus días, funestos sus pasos. Lodo traen sus corazones, fuego sus botas, sangre sus manos.

Compañeras y compañeros de digno corazón:

El mal gobierno ha vuelto a atacar a l@s zapatistas. Por tercera ocasión en un año se han ensañado contra las Bases de Apoyo del Caracol III de la Garrucha, en particular del Municipio Autónomo de San Manuel.

Son paramilitares quienes agreden directamente, pero ellos sólo ejecutan las órdenes de su patrón el mal gobierno, quien con esto pretende quedar bien con los que en verdad detentan el poder: los grandes empresarios, los capitalistas.

Sabemos que el criminal no parará fácilmente, que no saciará su sed de violencia. En nuestra memoria aun nos duelen la masacre de Acteal, la destrucción de Guadalupe Tepeyac, los desplazados por la traición de febrero, la represión de Taniperla; más recientemente el ataque a La Realidad y el asesinato de nuestro compa Galeano. Por tanto, desde este mapa del dolor e indignación, hacemos un llamado urgente a la rebeldía colectiva de La Sexta, a los pueblos que en el mundo luchan y resisten, a todos y todas aquellas de honesto corazón a que nos solidaricemos con l@s compas zapatistas, pronunciándonos contra la guerra que hacia ell@s se ha desatado.

Es por esto que dedicamos a los de arriba la voz de uno de nuestros muertos, don Mario Benedetti:

donde no podés ver

donde no llegan

tus antenas

en la aurícula izquierda

tengo mi berretín inexpugnable

a pruebas de derrotas y de olvido

allí el destino o no sé quién carajo

armó el amor y almacenó los odios

pero es ahí donde perdés la pista

es ahí donde vamos a joderte

señor molusco

caballero lapa

 ***

 -Dicen que estoy muerto. Lo dijo el Sacerdote del pueblo. Dicen que estoy escondido. Lo dijo “el  que pierde al pueblo”. Lo creyó en su deseo, lo creyó en su corazón. Porque “el que pierde al pueblo”, al punto se aflige con mi canción.

Libro de Chilam Balam de Chumayel.

Compañeras y compañeros zapatistas:

Con sus palabras y sus silencios, con cada una de sus acciones e iniciativas, ustedes hacen que la libertad y la justicia sean cada vez más posibles y cercanas para todas, para todos.

Es por esto que al verles a ustedes, hermanas y hermanos zapatistas, los de arriba tiemblan: ya sea por miedo, ya sea por los golpes que asestan a los cimientos de su infausto régimen de desprecio y destrucción.

En su delirio, ellos piensan que con su guerra sembrarán terror, y que con él obtendrán nuestra derrota; pero se equivocan, pues lo que abajo siembran es rabia y la única cosecha que obtendrán será nuestra rebeldía.

Con su digno caminar ustedes nos ha hecho cada vez más grandes y más fuertes:

Más grandes porque mirándoles y escuchándoles nos encontramos entre nosotrs@s, en nuestras propias geografías y en nuestros propios calendarios.

Más fuertes porque en su corazón colectivo hallamos aliento y ejemplo para juntarnos,  organizarnos y resistir.

Es por esto que hoy les volvemos a decir, compañeros y compañeras zapatistas, que no están sol@s, que desde nuestro modesto rincón del mundo estamos con ustedes, que nuestra tierna esperanza les abraza.

Por último, también con palabras de Benedetti nos despedimos diciéndoles:

que los justos avancen

aunque estén imperfectos y heridos

que avancen porfiados como castores

solidarios como abejas

aguerridos como jaguares

y empuñen todos sus noes

para instalar la gran afirmación

 

¡SI TOCAN A L@S ZAPATISTAS NOS TOCAN A TOD@S!

¡ALTO A LA GUERRA CONTRA LOS PUEBLOS EN LUCHA Y RESISTENCIA!

¡JUSTICIA VERDADERA PARA AYOTZINAPA!

¡SU DOLOR ES NUESTRO, SU RABIA ES LA NUESTRA!

Desde el abajo y a la izquierda del estado de Guanajuato,

Adherentes a La Sexta y alumn@s de la Escuelita Zapatista de las ciudades de

Celaya, Guanajuato, Irapuato, León y Salamanca.

Abajo y a la izquierda

La otra León