entierroactealEn el marco de la reunión nacional de la Red contra la Represión y por la Solidaridad declaramos:

Hace apenas unos días, en el mes de noviembre de este año, la mentira llamada “Suprema Corte de Justicia de la Nación” ordenó la liberación de tres paramilitares que participaron en el asesinato de 45 indígenas, mujeres y hombres, de la comunidad tzotzil de Acteal, aquel trágico 22 de diciembre de 1997. Esa fecha del calendario representa uno de los ultrajes a la dignidad humana y a la memoria histórica. Los responsables de este genocidio son los mismos que ahora han desaparecido a 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa: el Estado, teniendo como uno de sus pilares fundamentales al Ejército federal. La impunidad que los cobijó en ese entonces continúa, dejando claro que la estrategia de la guerra contrainsurgente sigue operando en contra de las comunidades indígenas en Chiapas.

Los asesinos de 1997 los podemos econtrar como empleados de firmas transnacionales o como burócratas al frente de Secretarías de Estado. Ernesto Zedillo Ponce de León y Emilio Chuayffet son encubiertos por el poder financiero y los medios de comunicación de paga, quienes han ocultado la verdad sobre lo sucedido en Acteal.

No nos sorprende, pero no deja de indignarnos, que el actuar de los magistrados sea por consigna política, como reflejo, no de un ineficaz sistema judicial, sino por el contrario, como parte de su subordinación al mandato de los dueños del dinero, y como una estrategia para evitar, desde hace casi catorce años, líneas de investigación que establezcan las responsabilidades que tienen personajes tan siniestros como los ya mencionados. Pero sabemos que eso no va a pasar, los magistrados son cómplices y perpetradores de la matanza de Acteal.

Desde la Red contra la Represión y por la Solidaridad condenamos estos hechos y hacemos un llamado a las y los compañeros aherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona a que según sus modos, tiempos y formas sigamos haciendo eco de que el crimen de Acteal continúa impune y mostremos nuestra solidaridad y compañerismo con las víctimas de este agravio.

La justicia verdadera sólo vendrá de abajo, con las y los desposeídos de la Tierra, será el resultado de movilizaciones y organización, no nos cansaremos de seguir en su construcción cotidiana.

 

¡Justicia para Acteal!

Contra el despojo y la represión: ¡la Solidaridad!

Red contra la Represión y por la Solidaridad

(RvsR)