escapateLa organización de la comunidad de El Bosque llama a una acción por la libertad del profesor Alberto Patishtán el día 21 de agosto. “No es sólo Patishtán el que es inocente, existen miles de compañeros que están en la cárcel, presos injustamente”, dice Martín Ramírez López, vocero del movimiento.

Jaime Quintana Guerrero

México, DF. “Convocamos a grupos, colectivos y defensores de derechos humanos a luchar y caminar juntos. No es sólo Patishtán el que es inocente, existen miles de compañeros que están en la cárcel, presos injustamente. Una prueba de ello es que el 4 de julio salieron ocho del Centro de Readaptación Social (CERESO) número 5, en San Cristóbal de las Casas, y uno del CERESO número 14, ‘el Amate’”, señala Martín Ramírez López, maestro indígena y vocero del movimiento por la libertad de Alberto Patishtán de la comunidad de El Bosque, Chiapas, en entrevista telefónica con Desinformémonos. La cita de la movilización mundial es el 21 de agosto.

El pasado 19 de julio se realizó una acción global en la cual participaron maestros, organizaciones sociales y el pueblo creyente en la diócesis de San Cristóbal. “La manifestación del 21 de agosto también será global. En Chiapas se realizará en Tuxtla Gutiérrez. En estos días vamos a sacar un comunicado donde quede más claro todo”, explica el representante del movimiento de la comunidad del Bosque.

El 19 de junio de 2000, un grupo armado emboscó a un convoy de la policía municipal en una acción que resultó en nueve policías muertos y el hijo del presidente municipal de El Bosque gravemente herido. Salvador López, simpatizante zapatista, y el maestro tzotzil Alberto Patishtán, fueron presos y acusados de ser responsables por el asalto. La resolución final de la prisión del profesor, considerada injusta por los defensores de los derechos humanos, se dará más de 13 años después, a fines de agosto.

El Bosque y la contrainsurgencia de Chiapas

La comunidad de El Bosque fue fundada en 1712 por emigrantes del paraje Muken, del Municipio de San Juan Chamula, después de la rebelión indígena. Originalmente se llamó San Juan Bautista. El 13 de febrero de 1934, por decreto del gobernador del Estado, se le nombró El Bosque. El municipio pertenece a lo que se conoce como la Zona Norte, limita al norte con el municipio de Simojovel, al este con Chalchiuitan, al sur con Larráinzar, al oeste con Bochil y Jitotol.

La prisión de Patishtán, considerada injusta por el movimiento de El Bosque, ocurrió en un contexto de conflictos. Con el nacimiento de Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y su fuerte influencia en la región, el gobierno federal empezó una lucha contrainsurgente en el estado de Chiapas. Para esto, organizó grupos paramilitares que sembraron terror en la región y generaron divisiones internas en las comunidades. En la comunidad de Acteal el gobierno expresó hasta donde estaba dispuesto a llegar, con la matanza llevada a cabo por paramilitares que arrojó  45 muertos el 22 de diciembre de 1997.

Un llamado a la lucha

La comunidad de El Bosque hizo suya la defensa de Alberto Patishtán y, junto con la Organización Católica del Pueblo Creyente, realizó acciones por su libertad – entre ellas peregrinaciones, marchas y rezos. Martín Ramírez López reafirma la determinación del pueblo: “si los magistrados hacen un mal trabajo, el pueblo seguirá en la lucha y Patishtán saldrá en libertad”, dice.

“El día 19 de julio la comunidad de El Bosque y el Pueblo Creyente se movilizaron alrededor del penal dónde se encuentran cientos de campesinos e indígenas presos injustamente”, relató el maestro indígena. “Nosotros gritamos frente del Centro de Readaptación Social (CERESO) número 5, en San Cristóbal de Las Casas, y también realizamos una peregrinación alrededor. Estuvieron presentes párrocos de El Bosque, de Simojovel y de otras parroquias de la diócesis. Convocamos a hermanos católicos y no católicos, porque la lucha por la libertad de los presos no es de ninguna religión, ni de partidos políticos. Aquí se habla como hermanos y la idea es luchar juntos. Caminaremos hacia la libertad, luchando”, concluye Martin Ramírez López.

Publicado el 29 de julio de 2013

 

Anuncios