No se notificó a familiares a dónde lo transportaban, pero uno de los custodios dijo que lo llevaban “a dónde él quería”, lo que permite suponer que se trata la ciudad de México.

Hermann Bellinghausen, enviado
Publicado: 03/10/2012 20:17

San Cristóbal de las Casas, Chis. La ministra Olga Sánchez Cordero de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptó hoy estudiar el caso de Alberto Patishtán Gómez, preso indígena de la otra campaña en Chiapas, para presentar próximamente su análisis a la Primera Sala de la Corte. Allí se determinará si es admitido el incidente de reconocimiento de inocencia presentado en septiembre por la defensa legal del sentenciado, la cual demanda que la instancia reasuma la competencia originaria que le confiere el artículo 561 del Código Federal de Procedimientos Penales para conocer de dicho Incidente.

En tanto, familiares de Patishtán Gómez informaron que la tarde de hoy, a eso de las 17 horas, éste fue trasladado en una ambulancia al aeropuerto Ángel Albino Corzo desde el hospital Vida Mejor en Tuxtla Gutiérrez. No se les notificó a dónde lo llevaban, pero uno de los custodios comentó que lo llevaban “a dónde él quería”. Ello permite suponer que se trata la ciudad de México.

En días pasados el propio profesor indígena señaló en una carta a las autoridades gubernamentales su rechazo a ser atendido en el hospital tuxtleco donde, en un internamiento anterior, en 2010, no recibió atención adecuada y se le hizo un diagnóstico erróneo. Solicitó en cambio ser atendido en el Instituto Nacional de Neurología “Manuel Velasco Suárez”, por un tumor cerebral que le ha afectado la vista de manera gradual y hoy está casi ciego.

Patishtán, quien se ha convertido en un importante preso de conciencia y defensor de los derechos humanos en las prisiones de Chiapas, lleva 12 años purgando una condena de 60, acusado de participar en el asesinato de seis policías estatales y uno municipal en junio de 2000, en la carretera Simojovel-El Bosque.

Convencidos de su inocencia, colectivos y organizaciones sociales de México y numerosos países han demandado su liberación, así como personalidades como Pablo González Casanova, Luis Villoro, John Berger y Raúl Zibechi.

Anuncios