Hoy, lunes, 24 de septiembre, la estrategia solicitada por Alberto Patishtán Gómez – el profesor Tzotzil conocido mundialmente por su incasable espíritu de lucha que ha superado a través de los 12 años que lleva de encarcelamiento injusto – se llevó a cabo en trece de las ciudades más grandes del mundo.

A todas y a todos que participaron y aportaron su grano de arena, les damos gracias de todo corazón. Ante la grave situación que vive Patishtán, estos actos de solidaridad concretamente muestran el carácter de nuestra dignidad y la fuerza de nuestra unión sin fronteras.

En nuestra ciudad de Nueva York, una delegación de Movimiento por Justicia del Barrio, La Otra Campaña Nueva York llegó al Consulado de México por la tarde. Ante la vacilación típica de algunos funcionarios de este órgano del mal gobierno de México en el “otro lado,” logramos entregar la carta y reiteramos nuestra exigencia de liberación inmediata para Alberto Patishtán.

Asimismo, las entregas de carta fueron realizadas en las embajadas, consulados, y oficinas locales del mal gobierno de México en Montreal, Canadá; Londres, Inglaterra; El Paso, Tejas, EEUU; Ciudad de Nueva York, New York, EEUU; Buenos Aires, Argentina; Tokio, Japón; Berlin, Alemania; París, Francia; Chicago, Illinois, EEUU; Copenhague, Dinamarca; La Haya, Holanda; y D.F., México; Bilbao, Madrid y Barcelona del Estado Español, entre muchas acciones mas en otras partes del mundo, como por ejemplo Atenas, Grecia. La carta buscó respaldar a la nueva acción jurídica que, como explica Patishtán, constituye “un incidente de reconocimiento de inocencia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación que tiene el fin a que los ministros retomen y revisen exhaustivamente mi situación, con el fin de obtener mi pronta libertad.”

Patishtán, quien tras continuamente ser negado atención médica adecuada por las autoridades penales, lamentablemente perdió su vista hace algunos días en lo que se ha convertido en el caso de encarcelamiento injusto más emblemático de México. Su perdida de vista revela claramente el grotesco abuso que l@s pres@s polític@s sufren, tanto física- como emocionalmente, dentro las paredes de los calabozos de los de arriba. A la misma vez, el hecho de que Patishtán, a pesar de las pésimas condiciones, puede mantenerse fuerte y con ganas de seguir luchando, nos muestra que adentro de este compañero, padre, hermano, indígena, y profesor reside un irrompible espíritu y una lucha interminable más allá de las rejas. Seguiremos en la lucha, compas. 

¡ALBERTO, AGUANTA, EL PUEBLO SE LEVANTA!

¡JUSTICIA Y LIBERTAD PARA ALBERTO PATISHTÁN!

 Desde El Barrio, Nueva York:

Con amor y solidaridad,

Movimiento por Justicia del Barrio

La Otra Campaña Nueva York

Anuncios