La protesta de creyentes mayoritariamente indígena, salió a las calles precedida de cruces, imágenes de la Virgen de Guadalupe, música tradicional y fotografías ampliadas del reo. (Foto: Oscar Gutiérrez / EL UNIVERSAL

Marchan unos tres mil católicos que salieron en peregrinación para exigir la liberación de Alberto Patishtán, detenido en 2000 y sentenciado a 60 años de prisión

En peregrinación, unos 3 mil católicos de la organización Pueblo Creyente de municipios indígenas de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, exigieron la libertad inmediata e incondicional del indígena tzotzil Alberto Patishtán Gómez, detenido en 2000 y sentenciado a 60 años de prisión.

La protesta de creyentes mayoritariamente indígena, salió a las calles precedida de cruces, imágenes de la Virgen de Guadalupe, música tradicional y fotografías ampliadas del reo, hacia a la catedral, donde el obispo auxiliar Enrique Díaz Díaz ofició una misa traducida al tzotzil.

El contingente, conformado por fieles de una decena de parroquias de municipios tzotziles de los Altos de Chiapas, ingresó al centro de la ciudad colonial con el mensaje fijado a una gran manta: La parroquia de El Bosque exige la liberación de Alberto Patishtán Gómez, el pueblo creyente defiende a inocentes.

Los católicos afirmaron que una vez más la Iglesia se solidarizaba con Alberto Patishtán, que le ratificaba su adhesión fraterna, que no cesará en su demanda hasta que obtenga su libertad absoluta y para exigir al gobierno que “detenga la injusticia contra los pueblos indígenas”.

Los indígenas que catalogan como preso político a Patishtán Gómez, exigieron que sea liberado pronto, sin condiciones porque es víctima de prisión injusta.

La peregrinación fue recibida en la catedral de San Cristóbal de las Casas por el obispo auxiliar Díaz Díaz. El prelado ofició la misa acompañado de otros sacerdotes, entre éstos el párroco tzotzil de Simojovel, Marcelo Pérez.

Enrique Díaz expresó las repercusiones de la incorrecta aplicación de las leyes y la repercusión en los grupos socialmente vulnerables.

“Hoy, como en tiempo de Jesús se encarcela a personas, se les condena, se violan sus derechos, libertades y dignidad; hoy, al más pobre, al más débil, al humilde se le condena aunque sea inocente”, afirmó.

Alberto Patishtán fue arrestado en junio de 2000, acusado de participar en una emboscada en el municipio de El Bosque -de donde es originario- donde murieron 7 policías y fueron heridas 2 personas más

Por los hechos fue sentenciado a 60 años de prisión; por su activismo fue recluido en diferentes presidios, agregado el de Guasave, Sinaloa, de donde fue reingresado a Chiapas, el mes pasado, después de 10 meses de protestas.

 

Anuncios