El obispo de Saltillo, Raúl Vera López y Gabriela Patishtán

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis. (apro).- El obispo de Saltillo, Raúl Vera López, exigió hoy la liberación del profesor bilingüe Alberto Patishtán Gómez, preso injustamente desde hace 12 años, y quien carga a cuestas una sentencia de 60 años.

“En México se vive un mundo al revés: a los justos los llevan a la cárcel y a los criminales los hacen candidatos”, ironizó el obispo, quien denunció que, 12 años después, continúan las violaciones al debido proceso en contra de Patishtán Gómez.

En el marco de la campaña internacional por la libertad del indígena bilingüe, recluido en el penal federal número 8 de Guasave, Sinaloa, el obispo, presidente del consejo directivo del Centro de Derechos Humanos Fraya Bartolomé de Las Casas, ofreció este miércoles una conferencia junto con la hija del indígena, Gabriela Patishtán, y el director ejecutivo del Frayba, Víctor Hugo López.

Ayer martes 19 se cumplieron 12 años de que el profesor e indígena tzotzil fue encarcelado “injustamente” acusado de homicidio calificado, portación de armas de uso exclusivo del Ejército, y lesiones calificadas. Fue sentenciado a 60 años de prisión.

Vera López denunció que las autoridades federales se han negado a cumplir el amparo 1374/2011, en contra del traslado “injustificado” de Patishtán Gómez al penal de Guasave.

Esta negativa “confirma la constante y sistemática violación a los derechos humanos en contra de Alberto Patishtán”, dijo Víctor Hugo López.

Explicó que a 12 años de ese “injusto encarcelamiento” ha quedado expuesta la falta de voluntad de Felipe Calderón Hinojosa, presidente de México, y de Juan Sabines Guerrero, gobernador de Chiapas, de liberar a una persona inocente.

Según Vera López, “estamos viviendo un México al revés: A las personas que tiene calidad ética las encierran y a las que son deshonestas, (que están) ligadas al crimen organizado ahora las hacen candidatos”.

Destacó que en sus 12 años de encierro Patishtán Gómez ha demostrado ser un ciudadano ejemplar al ayudar a otros reos en su estancia en los penales en los que ha estado.

El indígena fue llevado primero al penal de Cerro Hueco. Al desaparecer éste, fue trasladado al penal de El Amate, después al de San Cristóbal de las Casas y posteriormente al de Guasave, Sinaloa.

“Ya basta, ya está bien de que las personas justas y que hablan con libertad estén presas y que las personas que son criminales hagan lo que se les antoja”, dijo Vera López.

El obispo de Saltillo reveló que han tenido acercamientos con la Secretaría de Gobernación y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA. Dichas instancias, explicó, han intervenido a favor de Alberto Patishtán Gómez. Sin embargo, señaló que su libertad depende únicamente de que haya voluntad de las autoridades.

Fuente: Proceso

http://www.proceso.com.mx/?p=311580

Anuncios