Acción en Consulado de México en Nueva York

Miembros migrantes mexicanos de Movimiento por Justicia del Barrio exigen al Cónsul la liberación de Patishtán y Sántiz López

Hoy siendo el penúltimo día de la “Semana de Lucha Mundial por la Libertad de Patishtán y Sántiz López: A Tumbar las Paredes del Calabozo,” integrantes mexicanos de Movimiento por Justicia del Barrio, La Otra Campaña Nueva York irrumpimos en el Consulado General de México en la Ciudad de Nueva York para hacer nuestra exigencia de la liberación inmediata de nuestros compañeros Alberto Patishtán Gómez y Francisco Sántiz López.

Después de pasar por la manada de guardias que se ha hecho rasgo común del Consulado en Nueva York, logramos entrar al espacio principal del sitio y exigimos junt@s que saliera el consul inmediatamente a escuchar nuestras justas demandas.

Al principio se negaban los empleados antendernos, diciendo que el Cónsul se encontraba fuera de la oficina y que no se podía reunir con más de una persona a la vez. Nosotr@s, como organización sin lideres, insistimos que era necesario que hablara con tod@s nosotr@s porque, además de tener el derecho de estar alli, trabajamos de modo colectivo, sin jerarquías algunas. Obviamente para los malos gobiernos, esa es una práctica muy extranjera.

Acción en consulado de Mexico en Nueva York

Luego luego varios funcionarios y guardias salieron de manera agresiva y empezaron a hostigarnos. Ellos trataron varias veces de sacarnos a fuerza, hasta físicamente, acusándonos de haber provocado un disturbio, por lo que, según ellos, no podían seguir con su trabajo. Sus quejas y frustración con nuestra presencia se aumentaron, y a pesar de la lluvia fría que caía a borbotones cerraron la entrada y no dejaron pasar a la gente. Fue entonces cuando un empleado furioso nos agarro a algun@s, y trató de corrernos sin razón
alguna.

Todo esto sucedió ante una precencia bastante grande de paisanas y paisanos a quienes les dimos volantes con información sobre los casos de Patishtán y Sántiz López.

Así pasó ese conflicto fugaz entre ellos y nosotr@s. Pero al final de cuentas, después de tanto insistir de nuestra parte y de manternos firmes, ni sus excusas debiles ni su agresión física pudieron con
nosotr@s.

Poco después llegó el Consul, vestido de traje y corbata, y le leímos nuestra carta que denunció el encarcelamiento injusto de nuestros compañeros Alberto y Francisco y las condiciones económicas y políticas que promueven la represión política, especialmente en contra de los pueblos originarios de nuestro país. Atrás de él se desdobló una manta grande que claramente repetió nuestra demanda: “¡Justicia y Libertad para Alberto y Francisco!”

Todo el mundo nos escuchó en ese momento, y ante un silencio profundo, hicimos eco al digno llamamiento originando desde Chiapas por la liberación de nuestros dos presos.

Seguiremos difundiendo la verdad y esperanza, seguiremos luchando como pueblos dignos desde abajo y a la izquierda para que pronto salgan libres Patishtán y Sántiz López. La solidaridad entre los pueblos dignos siempre será nuestra fuerza.

Anuncios