Publicado en Desinformémonos – http://desinformemonos.org

México. “Alberto Patishtán es un rehén de los gobiernos”, aseguró su hija Gabriela durante su participación en el Foro contra la prisión política y por la libertad de Alberto Patishtán, realizado en el Centro Indígena de Capacitación Integral (Cideci), en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Allí, Gabriela hizo un recuento de todo por lo que han pasado El Profe (como apodan cariñosamente a Patishtán), su familia y su comunidad, a raíz de la oposición de los habitantes de El Bosque a lo que consideraba “malos manejos y autoritarismo del presidente municipal”.

Sobre Patishtán pesa una condena de 60 años en un proceso que, de acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, ha violado sus derechos a la integridad, libertad, garantías judiciales, libertad de pensamiento y asociación, entre otros. El caso fue recibido en diciembre de 2010 en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La suerte de Alberto Patishtán está por definirse en estas semanas. Después de casi 12 años de prisión y torturas, y de su paso por cinco penales (Cerro Hueco, Copainalá, el Amate, el Cereso 5 de San Cristóbal y el Cefereso 8 de Guasave, Sinaloa), en estos días podría definirse el recurso que interpusieron las autoridades contra el amparo que obliga a que lo regresen a un penal de Chiapas.

Quienes han conocido y acompañado a Patishtán coinciden en que es una persona preocupada por los derechos y la justicia.

Así fue como comenzó el proceso que lo mantiene con una condena que es, prácticamente, una cadena perpetua: encabezó las acciones de su comunidad para denunciar y defenderse de Manuel Gómez, presidente de la comunidad de El Bosque. Después de una emboscada en el que fueron asesinados policías y quedó herido el hijo de Manuel Gómez, El Profe fue culpado aun cuando las pruebas y sus compañeros testifican que estaba en otro lugar cuando ocurrió la emboscada.

Ya en el penal, fundó la organización de presos La Voz del Amate. Siempre catalogado y tratado como un preso peligroso, organizó una huelga de hambre indefinida en 2007 que logró que salieran libres los integrantes de La Voz; todos salieron, menos él.

En octubre de 2011, con la nueva organización de presos, Solidarios de la Voz del Amate, inicia otra jornada de denuncia y huelga de hambre indefinida. Pese a la promesa del gobernador Juan Sabines de apoyar su excarcelación, lo que sucedió fue su traslado al otro lado del país, al Centro Federal de Readaptación Social de Guasave. La petición vino del gobierno estatal, y la razón esgrimida fue que por el tipo de delito cometido, era una persona peligrosa para la comunidad. La petición era enviarlo “a las Islas Marías (donde se construye una macro cárcel federal) o a cualquier otro lugar fuera del estado”.

Esta decisión ha traído un sufrimiento añadido al preso político y a su familia, que debe viajar grandes distancias para verle apenas unos minutos. La familia siempre ha estado junto a Patishtán y ha apoyado sus iniciativas.

Patishtán, así como otros presos indígenas como Rosa y Alfredo López, ha sufrido no sólo un proceso plagado de irregularidades, sino torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes. Alberto Patishtán está a punto de perder la vista debido a las condiciones de la cárcel y a la falta de atención médica. Rosa López fue afectada en su embarazo por las torturas recibidas durante su detención. Ambos son indígenas y adherentes a la Otra Campaña.

Como ellos, Francisco Sántiz López, base de apoyo zapatista, se encuentra recluido por falsas acusaciones. Se le culpa de liderar una agresión armada contra priistas. Como lo denuncia la Junta de Buen Gobierno de Oventik. Su delito “es luchar por su pueblo y decir la verdad”.

En los casos de Patishtán y Sántiz, los familiares y las personas solidarias identifican que el objetivo de mantener su encarcelamiento es debilitar la organización y castigar su lucha. Así, estos casos han concitado una gran solidaridad entre diversos grupos y colectivos. Por ello, se ha llamado a la Semana Mundial de Lucha por la libertad de Patishtán y Sántiz López, que será del 15 al 22 de mayo de 2012.

El Movimiento por la Justicia del Barrio dice en la convocatoria:

“…nosotros seguimos escuchándolos desde lejos, y sus dignos gritos, sus vidas imprescindibles, nos llaman a que caminemos a su lado para que sean libres. Nos llaman a que unamos nuestras fuerzas para tumbar las paredes que los encierran”.

Anuncios