En manos del Presidente, la excarcelación del profesor chiapaneco

Arrecia la campaña por la liberación del activista Alberto Patishtán

Hermann Bellinghausen

Periódico La Jornada
Martes 24 de abril de 2012, p. 17

San Cristóbal de las Casas, Chis., 23 de abril. La liberación de Alberto Patishtán Gómez está en manos del presidente Felipe Calderón. Por ello, dentro de la creciente campaña internacional que demanda su retorno y excarcelamiento, a partir de este lunes se han generado y multiplicado mensajes en Twitter y Facebook dirigidos al mandatario, pues su gobierno se niega a resolver dicha demanda, respaldada por decenas de organismos civiles nacionales e internacionales.

Ante la falta de voluntad del gobierno de Chiapas para gestionar una solución federal, no obstante el compromiso público en ese sentido del gobernador Juan Sabines Guerrero, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) destacó que durante los más de 11 años de su inmerecida condena, el profesor tzotzil ha sido un modelo de luchador social en favor de los más olvidados, generalmente pobres e indígenas.

Cabe recordar que el pasado 29 de febrero el juez de distrito en Tuxtla Gutiérrez resolvió ordenar el regreso del profesor Patishtán a Chiapas. Sin embargo Felipe Calderón, a través de Secretaría de Seguridad Pública federal, el 3 de abril interpuso un recurso para retrasar o anular el regreso, denuncia el Frayba.

Su lucha como defensor “ha permitido la liberación de cientos de personas acusadas de delitos inexistentes o no cometidos por ellas, pero toda esa labor no ha alcanzado para que cese el encarcelamiento de un hombre inocente, un luchador social, un preso político de quien jTatic Samuel (Ruiz García) demandó su liberación, lo mismo que el gobernador Sabines, que reconoció su inocencia”. Es un preso político del Estado mexicano, sostiene el organismo.

En favor de la campaña, el Frayba plantea: ¿Por qué la libertad de Patishtán? Y recapitula que se trata de un profesor de primaria en el municipio El Bosque, en los Altos, que en 2000 fue involucrado en el homicidio de siete policías, y de haber planeado y realizado la emboscada con un miembro de las bases de apoyo del EZLN.

Esto ocurrió durante el gobierno de Roberto Albores Guillén, cuando el procurador de justicia era Eduardo Montoya Liévano, cónyuge de la posible candidata del PRD a la gubernatura, la senadora priísta Elena Orantes. En 1998, la policía y el Ejército federal habían masacrado a bases zapatistas en Unión Progreso y Chavajeval (El Bosque). El ex procurador estaría preso en El Amate de 2001 a 2003, acusado de peculado y asociación delictuosa. En 2007, el gobernador Sabines lo nombra titular de la Policía Estatal Preventiva, cargo al que renuncia meses después.

Durante el juicio a Patishtán quedó demostrado que su único acusador, un familiar del entonces edil, mintió abiertamente. En consecuencia, el juez absolvió al coacusado, pero inexplicablemente sentenció a Alberto. En el contexto de su detención, el profesor participaba en la vida política de su municipio, denunciando la corrupción del ayuntamiento, en un movimiento que solicitaba la destitución del alcalde y la creación de un concejo municipal.

Miembro de la organización de presos la Voz del Amate desde 2005 y adherente de la otra campaña, luego de más de una década de encierro en penales chiapanecos, y como castigo a esta lucha por su libertad y la defensa de los derechos humanos, apunta el Frayba, el 20 de octubre de 2011, mientras se encontraba en huelga de hambre con los Solidarios de La Voz del Amate, Patishtán fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social en Guasave, Sinaloa, donde se encuentra, a más de 2 mil kilómetros de su familia.

Anuncios