El 22 de febrero de 2012, la defensora de derechos humanos Lucila Bettina Cruz Velázquez fue arrestada por agentes de la oficina de la Procuraduría General de Oaxaca y ha sido liberada bajo fianza en las primeras horas del día 24 de febrero. Lucila Bettina Cruz Velázquez es conocida por su labor en defensa del derecho a la tierra y es la co-fundadora de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio, que trabaja por la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas. La Defensoría de los Derechos Humanos del Estado de Oaxaca ordenó medidas de protección en su favor el 14 de noviembre de 2011.

El 22 de febrero de 2012, aproximadamente a las 15:30 horas, Lucila Bettina Cruz Velázquez fue arrestada por agentes de la Procuraduría General en la municipalidad de Santa Maríá Xadani, Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. En el momento de su arresto, se encontraba con la abogada Maribel González Pedro, también miembro de la Asamblea, y ambas salían de una reunión con la Comisión Federal de Electricidad (CFF). Según se informa, los agentes de policía no habrían mostrado la órden de arresto ni habrían informado de las razones del mismo. Lucila Bettina Cruz Velázquez, fue retenida en situación de incomunicación durante cuatro horas, antes de ser trasladada a la prisión de Tehuantepec acusada de detención ilegal del personal del CFF. El 23 de febrero Lucila Bettina Cruz Velázquez compareció ante el juez competente que decretó su libertad bajo fianza, no obstante no fue liberada hasta pasada la media noche.

Esta no es la primera ocasión en que los miembros de la Asamblea han sido arrestados por agentes de la policía. El 12 de abril de 2011, Filiberto Vicente Aquino, miembro de la Asamblea y líder de la campaña contra la imposición de altas tarifas de energía eléctrica por el CFF, fue arrestado en Xadani y transferido a las oficinas de la Procuraduría General, bajo acusaciones falsas de robo de energía eléctrica. Filiberto Vicente Aquino fue liberado al día siguiente gracias a la presión pública.

El arresto de Lucila Bettina Cruz Velázquez ha tenido lugar en el marco de un aumento de la criminalización de los defensores de los derechos humanos y de ausencia de medidas de protección adecuadas para aquellos que trabajan por los derechos humanos, en particular el derecho a la tierra en México. Front Line Defenders considera que el arresto de Lucila Bettina Cruz Velázquez está directamente relacionado con su trabajo por los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Front Line Defenders insta a las autoridades mexicanas a que:

  1. Retiren todos los cargos contra la defensora de los derechos humanos Lucila Bettina Cruz Velázquez, ya que consideramos que su arresto es consecuencia de su trabajo pacífico de defensa de los derechos humanos;
  2. Inicien una investigación exhaustiva e imparcial sobre las condiciones del arresto de Lucila Bettina Cruz Velázquez, con el fin de verificar que su derechos no han sido vulnerados de conformidad con los estándares internacionales;

  3. Garanticen la seguridad y la integridad física y psicológica de Lucila Bettina Cruz Velázquez y de los demás miembros de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio;
  4. Aseguren que todas las defensoras y defensores de derechos humanos en México desarrollando sus actividades legítimas en defensa de los derechos humanos, puedan operar libremente sin miedo a restricciones ni represalias.
Anuncios