En un día de solidaridad internacional con la huelga de hambre de 39 días de los

presos políticos y solidarios en Chiapas, hubo por lo menos tres dislocadas en la

Ciudad de México para exigir la libertad inmediata de todos los compañeros y el

regreso a Chiapas del profesor Alberto Patishtán, quien fue trasladado al penal

Guasave en Sinaloa en un operativo furtivo el pasado 20 de octubre y hasta la

fecha se mantiene incomunicado.

“¿Dónde está?”, preguntó un compañero de La Otra Cultura afuera de la Dirección

de Centros Penitenciarios Federales de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

“Aquí estamos preguntando dónde está Alberto Patishtán. Contesten. Sean

democráticos mínimamente. ¿En dónde lo tienen? Esa es la cuestión. Y lo

denunciamos perfectamente bien con pelos y señales y les dijimos que le

exigimos su libertad inmediata. Por eso estamos aquí. Para exigir libertad para e

compañero que no ha cometido ningún delito”.

 Una compañera del Colectivo La´j´k-Hormiga dijo: “Hace unos momentos unos

funcionarios salieron a preguntarnos quienes éramos, por qué estábamos aquí y

qué es lo que pedíamos. No pedimos nada. EXIGIMOS. Esta institución tiene la

responsabilidad de resguardar la salud física y mental de nuestro compañero

Alberto Patishtán…Exigimos que cumpla su responsabilidad. Nos preocupa su

salud después de una larga huelga de hambre. Responsabilizamos a esta

institución por cualquier cosa que le pueda pasar”.

A unas pocas cuadras, el Sector Nacional Obrero, el Municipio Autónomo de San

Juan Copala y el Comité por la Defensa y Justicia para San Juan Copala colgaron

mantas en la barda de la representación de Chiapas y exigieron libertad a todos

los presos que han estado en huelga de hambre desde el pasado 29 de

septiembre. Un compañero dijo: “Precisamente estamos en este lugar para

decirle a este mal gobierno que estamos a favor de las comunidades zapatistas…

Estas comunidades indígenas autónomas ahora están rodeadas de paramilitares y

militares y policías federales…y no piden limosnas a ningún gobierno corrupto…

Tienen la dignidad de defender sus tierras y construir su autonomía y por eso los

encierran… y nosotros estamos aquí para exigir su libertad”.

Por su parte, el colectivo Cronopios participó en los dos actos y en la tarde colgo

carteles en varios lugares públicos.

En las varias dislocadas se recordó el gran dolor expresado por Alfredo López

Jiménez, esposo de Rosa López Díaz, por la muerte de su hijo Nataniel, quien

nació con parálisis cerebral debido a la tortura sufrida por Rosa y murió en los

últimos días de la huelga debido a negligencia médica en la Clínica de Campo de

San Cristobal de las Casas. La justicia está pendiente por la muerte del pequeño

Nataniel.

También se denunció el castigo de Juan Collazo, quien ha estado en huelga de

hambre en el penal de Motozintla. Bajo el pretexto de llevarlo a la enfermería, un

guardia lo llevó al área de castigo el 7 noviembre de 2011.

En la tarde se supo que los presos de La Voz del Amate, Voces Inocentes y

solidarios de la Voz del Amate en el penal # 5 de San Cristóbal de las Casas han

tomado la decisión de poner fin a la huelga después de 39 días debido a graves

complicaciones de salud, pero reiteran su voluntad de seguir luchando por la

libertad de todos los presos.

Anuncios