…. desde que nacemos, nos son transmitidos como son el castigo y el autoritarismo. Mecanismos instaurados en la piel que nos lleva a que ya de adultos no cuestionemos la cárcel como un ente ajeno, íntimo y radical enemigo de la libertad.

27-Oct-2011 Autor: CGT

La nueva Campaña tiene por principal cometido contribuir a difundir ampliamente la realidad social que vive México respecto a la represión como forma cotidiana e indisoluble de gobernar. A raíz de la huelga de hambre protagonizada por los compañeros y la compañera en lucha en los penales de Chiapas desde el pasado 29 de septiembre, se ha vuelto a poner en primer plano ante la sociedad los sucios y brutales mecanismos del Estado para contener especialmente a quienes se rebelan y se autoorganizan y, en general, a toda la población.

El profesor Alberto Patishtán Gómez, “el profe” es el preso más emblemático de La Otra Campaña, seguro que es por ello que ha sido sometido recientemente a las condiciones nefastas y destructivas que supone el régimen interno de las cárceles de máxima seguridad mexicanas, auténticos centros de exterminio. El traslado de Patishtán en plena huelga de hambre al penal del estado de Sinaloa, a más de 2000km de distancia, ha sido la respuesta del gobierno chiapaneco de Juan Sabines y federal de Felipe Calderón al grito de justicia y resistencia de nuestros compañer@s.

En la figura del Profe Patishtán se encarna la presa y el preso político mexicano: individuo indígena arraigado a la comunidad, con fuerte vínculos con ésta y su organización comunal, con detención policial y procesos jurídicos a sus espaldas hartos irregulares y arbitrarios que llevan a arrancar incluso (auto)inculpaciones por medio de intensas horas o días de tortura física y psicológica. Tras la detención y la farsa de juicio, por lo general con graves y fundamentales deficiencias como la ausencia de traductores, son sentenciados a décadas de prisión política. Allí dentro y siempre siguiendo su espíritu libre, tienden a organizarse junto con sus compañer@s para reivindicar su libertad, pero también su dignidad y sus derechos ante los abusos de poder de las corruptas “autoridades” penitenciarias y las patéticas condiciones carcelarias de las podridas cárceles mexicanas.

Por supuesto, más allá del preso que representa Alberto Patishtán, hay centenares de otros casos pero lo que siempre tienen en común los presos polític@s es que desde los distintos niveles de gobierno, se le intenta sistemáticamente someter en toda su integridad. Y no sólo a él o ella, sino a su familia, red de apoyo y organización política de modo que sirva como ejemplo para que a nadie le queden ganas de involucrarse en la lucha social. No podemos olvidar que justamente el Estado invierte tal ingente cantidad de esfuerzos en represaliar con ésta modalidad que es la prisión política, también con la esperanza de que el tiempo, el esfuerzo y el desgaste que conlleva apoyar a los compañeros se le reste a la potencia de las iniciativas por transformar a todos los niveles esta sociedad. Pero todos los intentos son en balde ante la dignidad de nuestros pres@s y de la lucha, que nos es común por ese otro mundo que llevamos en nuestros corazones.

La Campaña que hoy lanzamos, a una semana del traslado del Profe Patishtán al penal de exterminio de Guasave en Sinaloa, se entronca entorno a la reflexión acerca de los alcances que la autonomía zapatista y el revolucionario sistema de Justicia de los Pueblos que conforman el CNI, La Otra Justicia, han logrado alcanzar hoy en México, como medio para trascender el asfixiante sistema oficial. En este sentido, se impulsa así mismo una reflexión en profundidad, válida en cualquier pais, pueblo o sociedad, acerca de los mecanismos que, desde que nacemos, nos son transmitidos como son el castigo y el autoritarismo. Mecanismos instaurados en la piel que nos lleva a que ya de adultos no cuestionemos la cárcel como un ente ajeno, íntimo y radical enemigo de la libertad.

Invitamos a toda la sociedad a seguir organizándose y generar múltiples debates públicos y todo tipo de acciones creativas por la libertad de nuestros presos y presas, además de poder aportar dinero a las cuentas solidarias, el cual es destinado directamente a nuestros pres@s y sus redes de apoyo. Donde comienza la lucha empieza la libertad.

¡Salud y Revolución Social!

Luis Serrano Peregrina
Secretario de Relaciones Internacionales de la CGT

Anuncios